Bu√Īuelos de viento

Bu√Īuelos de viento

Cantidad con esta receta

Para: 8 Personas

Aporte calórico (Kcal)

  • Calor√≠as por porci√≥n: 250 Kcal
  • Grasas por porci√≥n: 12 g

Ingredientes:

  1. Agua: ľ litro
  2. Mantequilla: 70 gr.
  3. Una pizca de sal
  4. Azķcar: 1 cucharada
  5. Harina: 125 gr.
  6. Huevos: 4 unidades
  7. Aceite abundante para freŪr

Crema:

  1. Leche: ¬ľ litro
  2. Yemas: 3 unidades
  3. Maizena: 1 cucharada
  4. Az√ļcar: 4 cucharadas
  5. Ralladura de limón

Para adornar:

  1. Az√ļcar glass para espolvorear

Preparación:

  • Poner el agua a hervir con la sal, el az√ļcar y la mantequilla.
  • En cuanto rompa la ebullici√≥n, echar de golpe la harina y mover sobre el fuego hasta que se despegue de las paredes.
  • A√Īadir los huevos uno a uno, fuera del fuego, sin agregar el segundo hasta que no est√© completamente absorbido el anterior.
  • Poner el aceite en una sart√©n honda y cuando est√© no muy caliente, echar una bolita de pasta del tama√Īo de una nuez, con ayuda de dos cucharillas. El secreto est√° en la temperatura del aceite, primero se tiene que ir al fondo, luego subir sin dorarse, se infla de un lado, y al tener m√°s volumen se da la vuelta s√≥lo y se infla del otro. Despu√©s empieza a dorarse y se revienta.
  • Probar la temperatura del aceite con un bu√Īuelo y despu√©s llenar la sart√©n cuidando de que quede sitio para cuando aumenta de tama√Īo. Subir y bajar el fuego para mantener una temperatura constante y floja. Cuando est√©n dorados y dorada la abertura que se han hecho al reventar, sacarlos a un escurrefritos grande. Cortarlos con la tijera por la grieta y rellenarlos con la crema pastelera.

Crema:

  • Batir las yemas con el az√ļcar y la maizena, verter encima la leche hirviendo con la ralladura de lim√≥n y acercar al fuego (en cazo de fondo grueso) sin dejar de mover hasta que espese.
  • Cuando est√©n todos, colocar en el plato de servir y espolvorear con az√ļcar glass. La gracia est√° en que quedan absolutamente huecos por dentro, por eso se llaman de viento. El secreto es la fritura.